54eb1abfe944fescudo hermandad veracruz

Piadosa Hermandad Sacramental del Buen Pastor y de la Inmaculada Concepción y Muy Antigua, Siempre Ilustre y Venerable, Pontificia, Real, Fervorosa, Humilde y Seráfica
Archicofradía de la Santa Vera Cruz, Nuestro Señor de los Reyes y María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores Gloriosos.

Visitar Web www.veracruzdecordoba.org

Ya existe constancia de la existencia de la advocación de la Vera Cruz en nuestra ciudad en el año 1497, en una ermita del Campo de San Antón, a extramuros de la ciudad. En el siglo XVI, especialmente en los años comprendidos entre 1536 y 1550, cobran auge las hermandades de este título, al amparo de los religiosos franciscanos y, entre ellas la cordobesa, erigida en el convento de San Pedro el Real. Después de siglos de esplendor la cofradía no fue capaz de superar la crisis del siglo XIX produciéndose su extinción.

En el año 1980, un grupo de jóvenes se reúne en torno a una Dolorosa existente en el convento de Madres Filipensas del Buen Pastor, hasta que en 1983 adopta la advocación de la Vera Cruz, fusionándose con la hermandad del Dulce Nombre y cobrando verdadera carta de naturaleza con la aprobación de sus estatutos por el obispo Infantes Florido. La primera junta de gobierno dirigida por don Manuel Roldán Roses, encarga al imaginero sevillano Antonio Dubé de Luque la imagen de María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores Gloriosos que es bendecida por fray Ricardo de Córdoba el 1 de abril de 1984. En este mismo año, la cofradía recibe los títulos de concepcionista y sacramental.

Las dificultadas para una futura salida procesional que presenta la iglesia del Buen Pastor hace que la hermandad se traslade con todos sus enseres a la Parroquia de San José y Espíritu Santo donde establecerá su sede canónica.

Aunque el Crucificado al que rendía culto la primitiva cofradía se conserva en el convento de la Visitación, de las Madres Salesas, la hermandad decide encargar también a Dubé de Luque la talla de la imagen de Nuestro Señor de los Reyes, que será bendecida el día 8 de diciembre de 1987 por el obispo don José Antonio Infantes Florido.

En el año 1988 la hermandad es admitida en la Agrupación de Cofradías. En los años siguientes se borda la túnica procesional del Señor en los talleres de la propia hermandad, al mismo tiempo que se labraban y confeccionaban las insignias corporativas para en el año 1991 sumarse a la nómina de cofradías que realizan su estación de penitencia en la tarde-noche del Lunes Santo.

54ec4b81e3f3bveracruz1
54ec4b88ca41cveracruz2
54ec4b9093467veracruz3
54ec4b9837d48veracruz4

En esta primera salida procesional, la hermandad es acompañada de una nutrida representación de hermandades de la Vera Cruz de nuestra provincia y del resto de Andalucía. Durante los primeros años, la estación de penitencia debe iniciarse desde el colegio de las Madres Mercedarias, debido a las complicaciones que ofrecía la puerta principal de la iglesia de San José y Espíritu Santo hasta que, en el año 1994, la hermandad culmina las obras de una nueva puerta lateral que le permitirá salir desde su sede.

En el año 1994, la labor de sus hermanos más jóvenes se encauza en la fundación de la hermandad filial de Colegiales del Santo Rosario, Santo Domingo Savio y Divina Pastora de Nuestras Almas en torno a una imagen de esta advocación encomendada a Miguel A. González Jurado.

En el año 2000, la hermandad ve cumplido su anhelo de procesionar a María Santísima del Dulce Nombre, si bien la lluvia obligó a la hermandad a suspender su estación de penitencia y permanecer en interior de la Santa iglesia Catedral hasta el Domingo de Resurrección en la que volvería a cruzar el puente romano para volver a su templo.

A lo largo del año 2005, la hermandad ha celebrado su XXV Aniversario refundacional con una serie de actos que han culminado el día 19 de febrero, a las 12: 00 horas, en la Iglesia Parroquial de San José y Espiritu Santo con el Solemne Pontifical con motivo de la conmemorativo de este XXV Aniversario de su refundación presidido por Su Eminencia Reverendísima fray Carlos Amigó Vallejo, Cardenal Arzobispo de Sevilla.

Con motivo de unas obras que se inician en el mes de noviembre de 2006 la Parroquia de San José y Espíritu Santo es cerrada al culto, reabriéndose el día 24 de diciembre de ese mismo año. Durante ese tiempo, la Hermandad traslada a sus Titulares a las dependencias de su casa de Hermandad donde es acondicionada una capilla al efecto.

Sede Canónica

Parroquia de San José y Espíritu Santo.